DUM 432

 

Buenos Aires - Agentina

CC08- 2015

  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • White YouTube Icon
  • SoundCloud - White Circle
  • White Instagram Icon

 Biografía no autorizada

back
back
back

Javier nace en el Reino de Gailedúm en la eternidad de cada momento. Estudia diversas disciplinas sagradas en universidades atemporales reconocidas por la risa de Dios. Algunas de éstas son: aromas de flores, silencio musical, alquimia espontánea, abrazos calentitos, humor angélico, relaciones infinitas, el arte de de las artes, y muchas otras diversiones cosmológicas que no sería práctico de traducir al castellano. Actualmente se encuentra realizando un master en amor incondicional en clave de Sol en el planeta Tierra. Para esto pasó varios milenios olvidado de su condición divina experimentando el sinsentido del amor con condiciones. Fue liberado de este aburrido estado cuando una esfera dorada le calló en la cabeza y lo convirtió en un muchacho lleno de rulos y con una sonrisa en Fa mayor. Ya vuelto a recordar nuevamente su condición de niño eterno, se dedica de tiempo completo a hacer música para expandir la conciencia, a dar clases de desarmado musical, a escribir por encargo divino, a preparar pócimas virtuales de colores y a mimar a su novia e hijas de su novia en su mansión de pétalos y risas. Uno de sus pasatiempos favoritos es el de derretirse de ternura al observar los movimientos de su gata Penélope. Junto con sus amigos de jardín infantes de la dimensión Namanchastúm, están llevando a cabo sus serios planes para desintegrar irreversiblemente la mente esclavizante del mundo hasta descostillarla en una risa sin fin. Su sueño y visión más grande y apasionante en este momento, es el de convertir el planeta Tierra en el planeta Gailedúm, para que en éste no queden ni rastros de esta pesadilla de separación. Si quieres contactarte con él canta una dulce y simple melodía hasta que el ángel amigo más cercano acuda a acariciar tu corazón. La muerte fue borrada de su sistema operativo, dándole esto la libertad suficiente de hacerse presente en cada canción de amor y de alabanza a la creación.